Estar informado por Email - To be informed by Email

Mostrando entradas con la etiqueta Apicultura urbana. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Apicultura urbana. Mostrar todas las entradas

18 de marzo de 2017

APICULTURA URBANA???? - BEEKEEPING URBAN ????

Por qué se ha vuelto tan popular la apicultura urbana y cuáles son sus beneficios

APICULTURA URBANA???? - BEEKEEPING URBAN ????
Esta colmena en la Custard Factory, en Birmingham, Inglaterra, es hogar de 50.000 abejas urbanas.

Miel de barrio, enjambres citadinos, colmenas en las azoteas... son algunos de los términos que cada vez se escuchan con más frecuencia gracias a la práctica de la apicultura urbana.

Se trata, según quienes la practican, de proteger a las poblaciones de abejas que en años recientes se han visto amenazadas, de salvar el planeta y, también, es una buena excusa para que los que viven en las urbes puedan producir su propia miel.

Lo cierto es que está ocurriendo en cada vez más jardines, azoteas y patios en las ciudades de todo el mundo.

Y muchos aseguran que la miel producida en las urbes es de igual o incluso mejor calidad que la producida en el campo.


¿Qué es y por qué se ha vuelto tan atractiva la apicultura urbana?


Según Tim Lovett, de la Asociación de Apicultores Británicos (BBKA), la popularidad de la apicultura en las ciudades comenzó a dispararse hace nueve años.

Los miembros afiliados a la BBKA se han incrementado de 8.500 en 2008 a más de 24.000 actualmente, y muchos de éstos viven y mantienen sus colmenas en ciudades.

APICULTURA URBANA???? - BEEKEEPING URBAN ????
Las abejas pueden volar hasta 5 km en busca de forraje.

Este enorme incremento tiene raíces en los temores que surgieron hace una década cuando las poblaciones de abejas en todo el mundo se vieron amenazadas.

Entonces se supo que estaban ocurriendo pérdidas drásticas en las colonias de abejas y los científicos no encontraban la explicación.

Esto condujo a una campaña en Estados Unidos en la que se pidió a la gente que hiciera algo para ayudar a detener esta reducción.

El resultado fue que la gente comenzó a construir colmenas en sus jardines y patios en todo el país.

"Hubo un renacimiento en el interés en la apicultura y ocurrió que quienes estaban interesados vivían en ciudades", explica Lovett.

Alrededor del mundo ocurrió lo mismo.

APICULTURA URBANA???? - BEEKEEPING URBAN ????

Las autoridades de Birmingham, Inglaterra, han apoyado las iniciativas de apicultura como ésta en el edificio Custard Factory.

En Birmingham, Inglaterra, por ejemplo, la azotea del edificio Custard Factory, en la antigua zona industrial de Digbeth, es el hogar de 50.000 abejas urbanas.

La zona de Digbeth no tiene nada que ver con el hábitat tradicional de las abejas. Y esto, dicen los expertos, es en realidad una ventaja para estos insectos.

Tim Vivian es uno de los habitantes de Birmingham que instaló su colmena cuando sus empleadores se mudaron a nuevas oficinas en Digbeth.

"A menudo lo mejor para la vida silvestre, y para las abejas, es que la humanidad no haga nada", explica.

"Cuando un edificio es demolido, o queda abandonado, la naturaleza ocupa ese lugar apresuradamente. Una de las primeras plantas que aparece es el epilobio, que las abejas adoran. Después de eso, aparecen las plantas leñosas como la zarza y la buddleja".

"Otra cosa muy buena sobre las áreas urbanas es que es poco probable que las plantas sean tratadas con pesticidas. En el campo, la mayor parte del forraje proviene de cultivos que han sido sometidos a todo tipo de tratamientos y esprays", agrega.

Vivian, que también cultiva abejas en Worcestershire, en el oeste de Inglaterra, afirma que la miel urbana de Birmingham es más ligera que la miel "muy oscura" que él produce en el campo.

Esto es resultado de las distintas variedades de plantas con las que los insectos se alimentan en la ciudad.

En Londres, hace una década fue creado el proyecto Urban Bees (Abejas Urbanas) para instalar y mantener colmenas.

Éste también ofrece cursos que enseñan sobre las abejas y alientan a la gente a hacer las ciudades más amigables para estos insectos.

La práctica se ha vuelto tan popular que ahora se ven colmenas en los lugares menos esperados, como hoteles y embajadas.

La cofundadora de Urban Bees, Alison Bejamin, cree que los residentes de las ciudades están sufriendo un "trastorno de déficit de naturaleza".

APICULTURA URBANA???? - BEEKEEPING URBAN ????
La apicultura urbana comenzó hace unos 10 años con las drásticas pérdidas que estaban sufriendo las colonias de abejas en todo el mundo.

"Mantener abejas te reconecta con la naturaleza, con las estaciones, el clima, las flores, los árboles, de los cuales dependen tanto todas las abejas", explica.

"La gente quiere comer miel cruda producida localmente directamente de la colmena. Esto evita los viajes y podría curar nuestras alergias para siempre".
Seguridad

Pero ¿es seguro tener decenas de miles de abejas pululando en ambientes urbanos?

Existe, por supuesto, el riesgo de una picadura y también las molestias que puede provocar un enjambre para el vecino.

Tal como afirma Tim Lovett, de la Asociación de Apicultores Británicos, lo principal es ser responsable y considerado con los vecinos.

Explica que una buena forma de alentar a los insectos a volar a niveles altos es colocar bardas, paneles y redes alrededor de las colmenas.

"Existe el riesgo de que te piquen, pero dado que las abejas vuelan hasta 5 km en busca de forraje, el problema es saber a quién pertenece el insecto responsable".

"La apicultura urbana es una actividad muy valiosa, pero existen consideraciones especiales sobre la ubicación de la colmena, el cuidado de las abejas y la atención a los vecinos", agrega.

Lovett espera que continúe propagándose la buena imagen de las abejas para que la gente continúe cultivándolas.

"Lo principal es que son polinizadoras muy importantes y, además, producen miel. Por supuesto que pican si tienen que defenderse a sí mismas y forman enjambres, que es algo positivo, porque muestra que son una población vibrante que está creciendo".


Consejos para los apicultores incipientes

  • Únete a una asociación de apicultura local y toma un curso. O busca a un apicultor experimentado con quien puedas aprender. 
  • Asegúrate de que la ubicación de tu colmena está en un lugar que te permita abrirla una vez a la semana al mediodía sin molestar a los vecinos. 
  • Asegúrate de que tienes fácil acceso a la colmena. Usar una escalera de extensión para subir al techo no es buena idea cuando tienes que transportar cajas pesadas de miel desde tu colmena. 
  • Asegúrate de que tienes un lugar para almacenar todo el equipo para la colmena. 
  • Júntate con un amigo o con alguien que quiera ser apicultor para aprender juntos y compartir la responsabilidad. 
Fuente: Alison Benjamin, cofundadora de Urban Bees, y coautora de "Bees in the City: the urban beekeepers' handbook" (Abejas en la Ciudad: manual de los apicultores urbanos)

18 de septiembre de 2016

QUE ES LA APICULTURA??? - WHAT IS THE BEEKEEPING ???

La apicultura es la actividad dedicada a la crianza de las abejas y a prestarles los cuidados necesarios con el objetivo de obtener y consumir los productos que son capaces de elaborar y recolectar.


El principal producto que se obtiene de esta actividad es la miel. La miel es un factor de beneficio para los humanos.

QUE ES LA APICULTURA??? - WHAT IS THE BEEKEEPING ???La cría de abejas constituye, en la mayoría de los casos, una actividad (considerada “menor” dentro de la ganadería) complementaria de granja muy remunerativa, que produce importantes ingresos al productor, con sólo dedicarle los momentos libres que le deja su actividad principal.

Ello aparte de su principal función biológica como agente polinizador en diversas plantas de fecundación cruzada (ejemplo en los manzanares).

En cuanto a la función polinizadora de las abejas, conviene señalar que ha cobrado singular importancia en el mejoramiento cualitativo y cuantitativo de diversos frutos y semillas.

El cultivo similar de otras abejas productoras de miel (melipónidos) se denomina meliponicultura. La vespicultura es la explotación de las escasas especies de avispas mielíferas.

El apicultor es la persona que practica la apicultura.

Son diversas las actividades que desarrolla el apicultor, durante la primavera y verano normalmente trabaja con las abejas realizando trabajos de control de población y extracción de la miel, pero durante el invierno o estación de receso, el trabajo consiste en la preparación del material de madera, para la temporada que viene en donde alojará las nuevas familias, así como advertir posibles enfermedades o plagas de las poblaciones de abejas para poder tratarlas a tiempo.

Historia:
El uso de la cera de abejas se remonta a la era de piedra según estudios realizados sobre restos de objetos de cerámica en más de 150 sitios arqueológicos en Europa, en regiones por debajo del paralelo 57 (es decir, excluyendo Escocia y Fennoscandia).

Pintura rupestre de las cuevas de la Araña en Bicorp: Individuo recolectando panales. Declarada por la Unesco en 1998: Patrimonio de la Humanidad.

En las pinturas rupestres del mesolítico presentes en la Cueva de la Araña, en Bicorp (Valencia),
En las pinturas rupestres del mesolítico presentes en la Cueva de la Araña, en Bicorp (Valencia), proliferan escenas de la recolección de la miel, si bien es difícil determinar su origen, se calcula que estas pinturas podrían datar entre 7.000 y 8.000 años de antigüedad. En el Mesolítico 10.000 a 5.000 años adC, el hombre comienza la recolección de miel de colmenas silvestres y en el Neolítico cuando aprendió a controlar las abejas y enjambres.

Existen datos históricos que señalan la existencia de prácticas apícolas en el periodo predinástico de Egipto, trasladando sus colmenas en embarcaciones a lo largo del río Nilo. Hay papiros que datan del año 2400 a. C. donde podemos observar la práctica.

Los griegos, que fundan Éfeso en el año 1100-1000 a. C. en el Asia menor en la Anatolia hoy Turquía, veneraron la apicultura dado que la DiosaArtemisa (después Diana para los romanos) era representada en las monedas2 con el cuño de una abeja en los años 480 a. C. En la Tracia también fue muy común acuñar monedas con una abeja. Los romanos, también practicaron la apicultura y en general heredaron las prácticas helénicas e hicieron de ellas un objeto de culto. Los poetas geórgicos dedicaron obras a la descripción de los instintos, costumbres, inteligencia de las abejas y a la explotación racional de estos animales que nunca dejaron de sorprenderlos. En general, siempre en los relatos de las sociedades más avanzadas de todas las épocas, se han encontrado vestigios del conocimiento de las abejas y de la explotación racional de la miel y la cera.

La apicultura moderna comienza con la creación de los panales y los cuadros móviles, en virtud que no destruyen los mismos al realizar la cosecha de miel, las hojas de cera estampada y los extractores mecánicos, alcanzando su apogeo a fines del siglo XIX y a principios del siglo XX gracias a los trabajos de estudiosos como Arturo Wulfrath Brockhoff, Huber, Dzierzon, Quimby, Langstroth, Hermano Adán, Fabre, Hoffman, Miller, Alley,Doolittle, De Hruschka, Mehring, Root, Munn, Miner, Harbison, Wolf, Phillips, Smith, Dadant, Fabre y Farrar, Georges de Layens.

Panal con obreras y larvas, durante la revisión por parte de un apicultor.
Panal con obreras y larvas, durante la revisión por parte de un apicultor.

Habitantes de una colmena.
Las abejas son insectos sociables que siempre viven agrupados en la colmena. En una colmena hay tres tipos de abejas: abeja reina, abeja obrera y zángano, en función de la alimentación que suministren las abejas obreras a la larva una vez ha eclosionado el huevo.

Habitantes de una colmena.
La reina.
La abeja reina tiene como función poner huevos de los que sale el resto de habitantes de la colmena, es de tamaño más grande que la abeja obrera, abdomen más alargado y con alas más cortas. Otra de sus funciones es la de segregar una feromona que mantiene unidos a todos los habitantes de la colmena. La producción de esta feromona disminuirá con la edad de la abeja, cesando en torno a los 4 años.

Una vez eclosionado el huevo, la larva será alimentada durante todo su ciclo con jalea real preparada por las abejas obreras. El huevo del que parte la reina se sitúa en una celdilla que las abejas obreras transforman para darle una forma y tamaño adecuado, llamándose realera.

Abeja obrera
Las abejas obreras cuentan con un gran número de efectivos en la colmena (20.000-60.000). Una vez que la larva sale del huevo, sólo recibirán jalea real durante 2 días y medio y luego será alimentada por una masa de miel, polen y agua.

La abeja obrera se desarrolla durante un periodo de 21 días, sucediéndose 3 fases: huevo (3 días), larva (6 días) y ninfa (12 días).

Una vez alcanzado el estado adulto, desarrolla diferentes trabajos en la colmena en función de su edad: los 3 primeros días limpian las celdillas, los 6 siguientes días segregan la jalea real con las glándulas que tienen en la cabeza alimentado a las larvas y también a la reina, mantienen la temperatura y humedad del nido ventilando la colmena si es necesario, y acompañan a la reina, preparan pan de abeja para alimentar a las larvas después de su tercer día de vida, segregan cera con sus glándulas especiales en la parte externa del abdomen, segmentos 4 al 7 en los llamados espejos de la cera que son unas superficies muy pulimentadas sobre las cuales se sitúan 4 pares de glándulas productoras de cera, elaboran el néctar traído de las flores reduciendo la humedad para convertirlo en miel, construyen los panales tanto para criar nuevas abejas como para almacenar miel y construirán las celdas reales para que nazcan nuevas reinas y pueda la colonia enjambrar o renovar su reina demasiado vieja o con alguna tara.

Cuando cuentan con una edad de 19 a 20 días, vigilan la colmena para que no entren otros insectos y a partir de los 21 días salen al campo en busca de polen, néctar y resinas. El polen es depositado en una especie de canastillas a los lados de las patas traseras y el néctar en un buche previo al intestino. Con las resinas de los árboles elaboran el propóleo.

El zángano
Los zánganos nacen de un huevo sin fecundar puesto por la reina (partenogénesis) y reciben jalea real durante tres días, después pan de abeja como las obreras. Requieren 24 días para alcanzar el estado de adulto, pasando por tres fases: huevo (3 días), larva (5 días y medio) y ninfa (15 días y medio). Tienen como función fecundar a la abeja reina y dar calor a la cría, aunque están muchas horas en el campo y son las obreras las que mantiene la humedad y temperatura adecuados. Viven solo en primavera y verano, no tienen aguijón por lo que no colaboran en la defensa de la colmena y no recolectan néctar ni elaboran miel. A diferencia de las obreras o la reina, los zánganos con frecuencia entran libremente en colmenas a las que no pertenecen. Este comportamiento es clave para posibilitar el intercambio genético entre distintas colonias; sin embargo también convierte a los machos en vectores de transmisión de parásitos y enfermedades.

En las colonias desorganizadas algunas obreras activan sus atrofiados ovarios y depositan varios huevos en cada celdilla de donde nacerán zánganos de menor tamaño que sus hermanos.

BENEFICIOS QUE PRODUCE LA APICULTURA

Los beneficios podemos clasificarlos en directos e indirectos:

Directos: miel, cera, polen, jalea real, veneno, propóleos, núcleos, enjambres y subproductos, en su mayoría derivados de la miel: vino de miel, hidromel, vinagre de miel, licores, arrope, dulces, aplicación en repostería, caramelos, etc.

El polen es depositado en una especie de canastillas a los lados de las patas traseras

Indirectos: consiste en la polinización por las obreras pecoreadoras, de multitud de flores de plantas que solamente se polinizan y producen frutos y semillas con intervención de los insectos, entre los cuales se incluye en primer lugar la abeja doméstica (Apis mellifera).

 English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

26 de febrero de 2016

Beneficios, mitos y leyendas de la apicultura urbana - Benefits , myths and legends of urban beekeeping,

Cada vez se escucha más hablar de los llamados "huertos urbanos", de la "agricultura urbana"... pero parece que en determinados países y ciudades se está comenzando a poner de moda la "apicultura urbana".

A diferencia de la producción de miel como actividad agropecuaria, que ha evolucionado hacia explotaciones apícolas con mayor tamaño y capacidad de producción, los aficionados a la crianza urbana de abejas mantienen pequeñas colonias que se alimentan y ayudan a polinizar los jardines urbanos, ricos y diversos.

Los jardines y parques metropolitanos, donde abunda la diversidad de plantas con flores, contribuyen a producir una miel especialmente rica e intensa, ya que las abejas acceden a una dieta más variada y evitan los pesticidas de los monocultivos y susdevastadoras consecuencias en abejas y otros animales.

Los beneficios de la apicultura urbana son sustanciales, según los estudios surgidos tras el revivido interés en la cría de abejas en ciudades, que derriban varios mitos.

Mito 1: sobre la pureza y calidad de la miel urbana.

A diferencia de lo que pudiera pensarse, la apicultura urbana genera miel con menor concentración de residuos químicos que la producida en explotaciones agropecuarias convencionales, debido a los ya mencionados altos niveles de pesticidas usados en la agricultura intensiva. Al existir una mayor diversidad de plantas y flores, la miel urbana es incluso de mayor calidad.


Mito 2: las abejas fomentan la aparición de alergias. 

Joshua Brushtein explica en The New York Times las abundantes evidencias que relacionarían el polen en la miel producida en la ciudad con el desarrollo de defensas de la población contra alérgenos locales.

Mito 3: las abejas afectan negativamente a los jardines y parques, privados y públicos, de la ciudad.


De nuevo, todo lo contrario. Las abejas son los polinizadores más importantes de las plantas con flores (magnoliófitas). La tercera parte de los alimentos humanos son polinizados por insectos, sobre todo abejas.

Mito 4: las abejas son agresivas y peligrosas para los habitantes de la ciudad, sobre todo niños y personas mayores.

Las abejas melíferas han convivido con el ser humano durante milenios, primero con cazadores-recolectores de Europa, Asia Menor y el norte de África, que recolectaban miel silvestre; y, con el desarrollo de la agricultura y los primeros asentamientos urbanos del neolítico, nació la producción de miel en colmenas, o enjambres promovidos por el propio ser humano.

 No son agresivas y sólo asumen un comportamiento defensivo cuando han perdido a su reina o ésta no está aovando, al no poder garantizar la supervivencia de la colonia, representada en el nacimiento de nuevas generaciones. En cualquier caso, incluso un comportamiento defensivo circunstancial como el expuesto se daría sólo en una aproximación a la colmena, y no más allá de la misma terraza o azotea, no ya en el resto de la ciudad.

Mito 5: la apicultura urbana es una afición costosa y difícil. 

Basta con adquirir una colmena y los primeros ejemplares de una colonia para iniciar, en unos meses, la producción de miel. En cuanto al nivel de dificultad, tanto especialistas como recién iniciados insisten en el poco cuidado que requiere una colmena en el entorno rico en plantas con flores, el manjar perseguido por as abejas melíferas, de las grandes ciudades.

La mayor dificultad al iniciarse en la apicultura urbana parece estribar en la falta de normativa que regule la actividad en nuestro pueblo o ciudad. La cría de abejas debería estar no sólo permitida en la ciudad, sino promovida entre aquellos vecinos que tengan espacio suficiente en su balcón o terraza, o entre quienes tengan el visto bueno de la comunidad de vecinos para instalar paneles en la azotea u otros lugares comunes.

Coincidiendo con el interés por los huertos urbanos, los movimientos de comida local y orgánica, y una mayor concientización medioambiental entre determinados sectores, se ha multiplicado el número de colmeneros urbanos. Aumentan el interés y, por qué no, las oportunidades de negocio; ya hay emprendedores verdes interesados en diseñar colmenas compactas y sencillas para apicultores poco experimentados.

Pero los colmeneros urbanos no son una novedad en la apicultura, asociada a las poblaciones humanas con cierta densidad desde el neolítico. La producción de miel fue relativamente corriente en ciudades de todo el mundo hasta hace unas décadas, aunque el mayor celo de las autoridades contribuyó a su lenta decadencia, que ahora finaliza con un interés sin precedentes, favorecido por el papel de Internet en el intercambio de conocimientos apícolas precisos entre aficionados.

En esta ocasión, los aficionados a la producción de miel en entornos urbanos y para consumo propio creen que la miel producida puede tener calidad.

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

24 de julio de 2015

ITALIA: DISEÑAN COLMENA URBANA - ITALY: URBAN DESIGN HIVE - ITALIA: PROGETTANO ALVEARE URBANO

Diseñada por Francesco Faccin, la "Fábrica de Miel" ofrece una alternativa más segura que las colmenas tradicionales. La estructura de madera, que está a unos 14.5 pies de altura (4.35 metros) , cuenta con una "chimenea" en la parte superior, por donde las abejas entran y salen. Esta altura las mantiene lejos de los niños y hace que la colmena sea menos susceptible al vandalismo. Un panel de vidrio se proporciona para proteger las abejas mientras que hace posible la observación de ellas. La colmena también está diseñado para mantener una temperatura constante y una buena ventilación.
Está ahora en exhibición en el jardín en el Triennale Design Museum de Milán.


Progettato da Francesco Faccin, la "Fabbrica di miele" offre un'alternativa più sicura per arnie tradizionali. La struttura in legno, che è di circa 14,5 piedi (4,35 metri), ha un "camino" nella parte superiore, dove le api vanno e vengono. Questa altezza li tiene lontano dai bambini e rende l'alveare è meno soggetta ad atti di vandalismo. Un pannello di vetro viene fornito per proteggere le api rendendo possibile l'osservazione loro. L'alveare è inoltre progettato per mantenere una temperatura costante e una buona ventilazione. La nuova impresa è ora in mostra nel giardino presso il Triennale Design Museum di Milano.

Designed by Francesco Faccin, the "Factory of Honey" offers a safer alternative to traditional hives. The wooden structure, which is about 14.5 feet (4.35 meters), has a "chimney" at the top, where the bees come and go. This height keeps them away from children and makes the hive is less susceptible to vandalism. A glass panel is provided to protect the bees while making it possible to observe them. The beehive is also designed to maintain a constant temperature and good ventilation. The new endeavor is now on display in the garden at the Triennale Design Museum in Milan.