Estar informado por Email - To be informed by Email

Mostrando entradas con la etiqueta Escarabajo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Escarabajo. Mostrar todas las entradas

13 de noviembre de 2016

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.

Loque europea.

En principio la Loque europea no tiene repercusión efectiva sobre el dinamismo de la colonia y es, un cierto tiempo después, cuando pierde su población de forma evidente, sobre todo en casos graves. 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
La cría aparece en el interior de la celdilla ocupando posiciones diferentes a la normal, con el dorso hacia la entrada y presentando aspecto de cría en «mosaico», salteada, ya que, si la celdilla se limpia cuando la larva muere y la reina vuelve a poner en la misma, el panal presenta un aspecto no uniforme.  

La larva se vuelve frágil, muestra por transparencia el sistema traqueal y se transforma en una masa más o menos espesa, ni viscosa ni filante, cuyo color varía del gris al marrón oscuro; en ningún momento hay adherencia a las paredes de la celdilla y la extracción del cadáver es siempre fácil. 

La mortandad de larvas jóvenes en las celdillas sin opercular, además de un olor agrio o pútrido, particularmente en la piquera o cuando se abre la colmena, son los primeros síntomas que presenta la enfermedad.


Loque americana.

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Al comienzo de la enfermedad el debilitamiento de la colonia es bastante lento, por lo que en poblaciones insuficientemente vigiladas no se constata la enfermedad hasta el momento en que la falta de actividad se hace evidente. 

En estado avanzado, es perceptible un olor característico a cola de carpintero, aun antes de abrir la colmena.  

Los opérculos sobre larvas muertas se oscurecen, se hunden, muestran orificios o grietas de mayor o menor tamaño y las abejas los quitan hasta dejar las celdillas totalmente abiertas.  

La cría que presenta un aspecto irregular, salteada o en «mosaico» adquiere una tonalidad parecida al marfil, corno el café con leche después y por último marrón, transformándose en una masa viscosa y filante. 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Por pérdida de agua se convierte en una escama seca de color pardo oscuro, casi negro, que se adhiere fuertemente al fondo de la celdilla.  

Septicemia. La septicemia produce en las abejas que la padecen inquietud y debilidad, se arrastran agotadas y pierden la facultad de vuelo, si bien se mueven con las alas abiertas.  

El abdomen está ligeramente abultado, se presenta parálisis y síntomas de melanosis. 

Las abejas apenas pican, caen sobre el dorso y mueren, desintegrándose en algunos segmentos corporales. Las alas y patas se desprenden y se produce un olor fétido, como consecuencia de la descomposición de su musculatura pectoral.  

La hemolinfa pierde su color ligeramente opalescente para volverse color lechoso.

Cría sacciforme. 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Si las larvas sanas se transforman en pupas cuatro días después de la operculación de las celdillas, la cría afectada por el virus M. aetatulae no sufre esa transformación y permanece estirada, ya que la cubierta externa se endurece formándose una especie de saco que encierra líquido y a la larva, que toma un color castaño oscuro.  

La disposición de la cría, salteada, con los opérenlos hundidos, son síntomas muy parecidos a los de la Loque americana.  

En las larvas afectadas no se produce una modificación sensible de su forma y su consistencia no es ni viscosa, ni filante, no tienen un olor característico y cuando se desecan toman una forma peculiar, con los restos de tegumentos cefálicos dirigidos hacia arriba (cría en góndola) y pueden extraerse de las celdillas con facilidad.

Parálisis

En la parálisis crónica se presenta un temblor anormal de las alas, que con frecuencia se encuentran dislocadas. Este temblor llega al cuerpo de las abejas enfermas que están incapacitadas para el vuelo, se arrastran por el suelo e intentan entrar en la colmena trepando por los tallos de las hierbas cerca de la piquera.  

El abdomen aparece abultado, como consecuencia de la distensión del buche melario, que está lleno de líquido con gran cantidad de virus. Esta distensión provoca una disentería.  

 Los síntomas de parálisis aguda se presentan en abejas que al principio pueden volar; aparecen casi carentes de pelo (alopecia), lo que les hace parecer más pequeñas y con un color oscuro, casi negro. Presentan el abdomen relativamente ancho y pasados unos días aparecen los temblores y la incapacidad de volar. Estas características hacen que sean rechazadas por abejas de su propia colonia, que las confunden con abejas ladronas.

Ascosferosis (Cría yesificada, Pollo escayolado). 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.La A. apis aparece en principio sobre cría de zángano, para extenderse posteriormente a cría de obreras, aunque no es una regla que se cumpla estrictamente.  

En el colmenar se nota la presencia de momias extraídas por las abejas limpiadoras sobre la plancha de vuelo o delante de las colmenas, apreciándose una despoblación y una baja actividad en las colonias afectadas.  

Las larvas infectadas presentan inicialmente una consistencia algodonosa, debido a la extensión del micelio. 

El agua de los tejidos se evapora y la momificación comienza endureciendo a la cría.

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Las larvas en el interior de las celdillas operculadas no están adheridas a sus paredes y esto hace que al mover el cuadro se produzca un ruido de «tableteo». 

La disposición irregular de la puesta que se produce por la limpieza de momias,  al no estar afectadas todas las larvas, y la nueva puesta de la reina, hace que se presente en “mosaico”. 

Las momias mantienen un color blanco sucio, si no se han producido esporas; en caso contrario, su coloración es gris azulada o casi negra.

Nosemosis. 

A veces se presenta una agitación anormal de la colonia durante el invierno y una falta de dinamismo en primavera, con la presencia de abejas arrastrándose por el suelo en los alrededores de las colmenas.  

El apicultor evidencia en la colonia afectada una neta despoblación, a pesar de tener la cría sana, lo que puede llevar consigo un enfriamiento del «pollo», al no estar cubierto de abejas. Las abejas infestadas viven solamente la mitad del tiempo que los individuos sanos, si bien la mortandad no es siempre reveladora de la gravedad de la enfermedad.  

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
El insecto presenta abdomen globoso y distendido por la acumulación de excrementos, que no siempre generan una diarrea intensa, con deyecciones de color marrón claro verdoso y olor fétido. 

Las abejas presentan un aspecto brillante, una debilidad general y una imposibilidad de volar, probablemente a consecuencia de una compresión de los sacos aéreos abdominales. Se manifiestan temblores y parálisis.  

Estudios realizados en los ovarios han demostrado que la infestación de  Nosema apis producía un proceso de degeneración de los mismos, hasta llegar a la esterilidad, lo que motiva que haya múltiples sustituciones de reinas en una misma temporada.  

En las formas más graves, las colonias mueren rápidamente. Ahora bien, existe una forma latente, no detectable clínicamente, que afecta de una forma más negativa a la población de invierno.

Amebosis

Los síntomas son parecidos a los de la Nosemosis. Los casos típicos de Amebosis se ponen de manifiesto por unas abundantes diarreas, color amarillo claro; consistencia acuosa o pastosa, que manchan tanto los cuadros como la piquera, y la plancha de vuelo.  

Las abejas aparecen con signos diarreicos a la menor excitación que sufren, como pueden ser la apertura de la colmena, presentando un abdomen engrosado y distendido, como consecuencia de la repleción de los sacos aéreos, en contraste con el abdomen abultado y más corto que presentan cuando la enfermedad es la Nosemosis.  

El agotamiento de las colonias es rápido y las abejas mueren en el exterior de la colmena.

Acarapisosis. 

La sintomatología de la enfermedad no es precisa ni característica.  

Cuando la infestación es leve no se manifiestan síntomas y la abeja continua sus trabajos de forma habitual. La parasitosis puede tener un largo período de latencia, dos-tres meses, en los que no se presentan síntomas. Sin embargo, cuando la enfermedad se agrava el vuelo de las abejas es lento y a veces imposible por la alteración de los músculos de las alas. Estas presentan una posición anormal, perpendiculares al cuerpo y caídas, como dislocadas.  

Las abejas se arrastran fuera de la colmena y tratan de volver a entrar trepando por los tallos de la hierba.  

La enfermedad puede permanecer durante todo el invierno en la colonia. Un consumo prematuro de las reservas corporales provoca una repleción excesiva en la ampolla rectal de las abejas parasitadas, que presentan un abdomen dilatado, lo que puede dar como resultado una disentería.

Varroasis. 

El período de prelatencia (ausencia de síntomas) varía considerablemente con la climatología y el sistema de explotación.  

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.El desarrollo de las larvas parasitadas se demora, sufriendo un retraso la eclosión de las jóvenes abejas.  

Las larvas fuertemente parasitadas mueren y al sufrir un proceso de putrefacción desprenden un olor desagradable. Entonces los opérculos son retirados por las abejas limpiadoras, y en el fondo de las celdillas se observan los excrementos de los ácaros, que tienen forma filamentosa de color blanco.  

El peso reducido de las pupas parasitadas, así como la pérdida de proteínas, tiene efectos inmediatos sobre las abejas, que no alcanzarán un tamaño adecuado, acompañado de malformaciones anatómicas, que se traducen en una reducción de la vida productiva de las abejas.  

La presencia de parásitos provoca en las mismas una actividad más intensa, ya que intentan desembarazarse de sus huéspedes. En invierno, en los casos de infestaciones medias y fuertes, los «racimos» de abejas son menos densos, saliendo de las colmenas muchas abejas.  

La falta de vitalidad de las abejas parasitadas, y su muerte prematura, ocasiona un menor aporte de néctar y polen, que origina un 
debilitamiento de la colonia, y por tanto, puede producir su desaparición.  

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Cuando la cría es parasitada por más de ocho ácaros, las pupas mueren y no terminan su transformación en abejas adultas (de Jong y colab.), presentándose entonces en los cuadros unas características parecidas a las producidas por el Bacillus larvae productor de la enfermedad denominada «Loque americana.  

En condiciones más favorables, la eclosión de la abeja adulta se puede ver retrasada de dos a cuatro días.  

En estos casos, la acción patógena sobre la cría repercute de una forma decisiva en el futuro de la abeja adulta, y se presentan entonces malformaciones, reducción de la vida productiva y, como consecuencia, debilitamiento general.  Las malformaciones se concretan en la presencia de alas rudimentarias, patas atrofiadas, abdomen acortado, y dan como resultado individuos no útiles a la colonia, que son eliminados por el resto de las abejas.  

Existe una correlación entre el número de parásitos que soporta una cría y el peso de la futura abeja, el cual puede verse disminuido hasta el 20 por ciento. 


SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Se ha constatado que con infestaciones leves se reduce la vida productiva de las abejas hasta un 64 por ciento, llegando al 83 por ciento, cuando la infestación es muy grave. 

La presencia en invierno de varroas en la “piña invernal” hace que el consumo de alimentos aumente considerablemente, lo mismo que el calor producido por las abejas, lo que puede provocar un alargamiento del periodo de puesta de la reina, que tiene como consecuencia un incremento en el periodo de reproducción del ácaro. 

Es preciso tener en cuenta que la presencia de varroosis en una colonia puede tener consecuencias nefastas, no solamente por esta parasitosis, sino también por su acción vectorial para ciertos agentes patógenos, que incrementan su virulencia cuando entran en la hemolinfa: virus de la parálisis aguda. 

La colonia en fase terminal pierde prácticamente la población, la colmena aparece con reservas pero sin abejas.

Galeriosis. 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Achroia_grisella o polilla de la cera
Los daños causados por las polillas (larvas) consisten en la destrucción de las reservas de la colonia, cera, etc., estando después de algunas semanas todos los cuadros de una colmena afectados, amén de dejar en ellos hilos sedosos y excrementos que dan un aspecto desolador al conjunto.  

La destrucción se realiza a través de galerías que hacen las larvas de uno a otro lado del panal.  

Estos ataques se manifiestan en las zonas atacadas, en el caso de A grisella por galerías de trazado recto y de varios centímetros de longitud y por celdillas abiertas de bordes prominentes (cría tubular), debido a la ascensión de la larva al sentirse molesta por el ataque subterráneo de la polilla.  

En colonias atacadas por polilla existe una frecuencia mayor de lo normal de Loque americana, por el transporte realizado por G. mellonella de esporos de B. larvae.

Braulosis (Piojo de las Abejas). 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Cuando el parasitismo es intenso se han llegado a contar de 15 a 20 “piojos” en una reina; ésta puede sentirse molesta e incómoda y su puesta disminuye. 

Por otra parte al competir por la comida con las obreras, pueden interferir en la labor de alimentación larvaria.  

Los cuadros se alteran debido a la presencia de túneles excavados por las larvas y se vuelven repugnantes para las abejas. 

La miel pierde su valor, al poder llegar a fermentar por la absorción de vapor de agua, y la que se comercializa en secciones se deprecia.



Aethinosis (Pequeño escarabajo de las colmenas). 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.Las formas adultas y larvas son fáciles de ver en los panales y en el fondo de la colmena atacada. 

El daño más importante  además del consumo de miel y de cría de abejas es que las larvas defecan en ella. 

Esto, probablemente con la secreción de otros materiales da lugar a la fermentación y la formación de espuma que tiene un olor parecido al 
de las naranjas al pudrirse.  

Cuando se abre una colmena afectada se detecta un fuerte olor a miel fermentada. 

Las larvas de A. tumida pueden confundirse con las de G. mellonella.



Disentería. 

Los síntomas que caracterizan esta afección son: un abultamiento del cuerpo de las abejas y la distensión del abdomen, no solamente por los excrementos acumulados, sino también por el gas producido por la descomposición del contenido intestinal, que sale al exterior a la menor presión ejercida sobre las abejas enfermas.  

Hay presencia de deyecciones sobre las partes interiores de las colmenas, paredes, cuadros, cera y sobre la plataforma de vuelo y partes exteriores.  

Las deyecciones son líquidas, de un color que varía del amarillo oscuro al marrón, y que pueden manchar a otras abejas e incluso obstruir sus estigmas respiratorios.  

En casos graves, como síntoma característico las abejas afectadas realizan vuelos de limpieza, cuando las condiciones no son buenas, lo que ocasiona pérdidas de abejas.

Acariosis

Es una endoparasitosis de la abeja melífera provocada por el ácaro Acarapis woodi Rennie, que invade y se reproduce en el aparato respiratorio de las abejas adultas, localizándose casi exclusivamente en el primer par de tráqueas torácicas.

Las abejas infestadas se arrastran en las proximidades de la colmena con las alas extendidas con una marcada dislocación de las mismas hacia adelante o en forma perpendicular a su cuerpo y caídas, tratando de volar, lo que generalmente no logran por tener dañados los músculos del vuelo. Se rascan con las patas como si algo les molestase, se observan abejas paralizadas con el abdomen dilatado. Las abejas muestran un aspecto brilloso. 

SINTOMATOLOGÍA PATOLOGICAS DE LAS ABEJAS - PATOLOGICAL SYMPTOMS OF BEES.
Tráquea de color blanco nacarado de abejas sanas - Tráquea oscura lesionada de abeja infestada
Las abejas moribundas presentan movimiento lentos. Generalmente las abejas enfermas no mueren dentro de la colmena, sino que pueden quedar fuera de esta salvo casos muy avanzados, en los cuales muchas abejas se pueden encontrar muertas en el piso de las colmenas.

Por presentar síntomas clínicos semejantes a otras enfermedades de las abejas adultas se recomienda el análisis de laboratorio de muestras de abejas adultas, donde a través de la observación microscópica de las traqueas de las abejas afectadas se pueden identificar a los ácaros parásitos en sus distintos estadios o bien las lesiones provocadas por los mismos en las paredes de las mismas.

La ingestión de hemolinfa y los daños mecánicos que provocan los ácaros por tal motivo en las paredes traqueales conduce a la formación de manchas o costras de color entre amarillo pardo y negro, éstas son debidas a restos de hemolinfa, a la secreción salival de los ácaros y a los procesos de melanización, como resultado de ataques intensos y no recientes.

----------------------------------------
EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

10 de junio de 2016

NUEVA AMENAZA: EL PEQUEÑO ESCARABAJO (Aethina tumida) - NEW THREAT: THE LITTLE BEETLE (Aethina tumida)

El pequeño escarabajo de las colmenas (a partir de ahora denominado “escarabajo” o “pequeño escarabajo de las colmenas”), Aethina tumida, del orden Coleoptera: familia Nitidulidae, es oriundo del África subsahariana pero se halló en los Estados Unidos de América (1996), en Egipto (2000), en Australia (2002) y Brasil (2015).

ADULTO DEL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Se produjeron introducciones en distintas regiones de Canadá en 2002, 2006 y anualmente desde 2008 hasta 2012. Sin embargo, solo la población del sur de Ontario parece haberse establecido. Se detectaron larvas y huevos de A. tumida en jaulas de reinas importadas en Portugal (2004), pero se destruyeron de inmediato todas las colmenas.

El pequeño escarabajo de las colmenas puede diseminarse mediante el vuelo activo, el desplazamiento de colonias de abejas melíferas infestadas, o el transporte de productos de panales infestados.

Dentro de su ámbito nativo en África, el escarabajo se considera una plaga menor, y parece que la reproducción es más eficaz en las colonias débiles y estresadas o en los nidos recién abandonados.

No obstante, puede causar un daño considerable en las colonias de subespecies de la abeja melífera europea dentro de sus nuevos ámbitos.

1. Ciclo biológico 
Los adultos del pequeño escarabajo de las colmenas se aparean en la colonia y los escarabajos hembras ponen varios huevos agrupados de forma típica en las pequeñas grietas, o dentro de las crías operculadas.

Dentro de una colonia, en determinadas situaciones, pueden aparecer más de 1.000 escarabajos adultos. Los escarabajos adultos pueden sobrevivir hasta 6 meses y las hembras pueden poner unos 1.000 huevos a lo largo de su vida, aunque Hood en el 2004 sugirió que el límite máximo podría ser de 2.000 huevos. El éxito de la eclosión de los huevos es indirectamente proporcional al grado de humedad relativa, y eclosionan menos huevos con humedades relativas inferiores al 50%. 

Las larvas emergen de los huevos tras 1–6 días (la mayoría en un plazo máximo de 3 días) y se alimentan de polen, miel y crías de abeja igual que los individuos adultos. Los escarabajos adultos también pueden ser alimentados por las abejas obreras por trofalaxia, sobre todo mientras están confinados en “prisiones” vigiladas por las abejas. El crecimiento de las larvas dura entre 8 y 29 días dependiendo de la disponibilidad de alimento y de la temperatura. 

A continuación, las larvas alcanzan la fase deambulatoria y abandonan la colonia para convertirse en pupa en el suelo, en las proximidades de la colonia. La conversión en pupa dura unas 2 a 12 semanas, dependiendo de la temperatura y la humedad del suelo. Al entrar en la fase adulta, abandonan el suelo y pueden volar a en busca de nuevas colonias hospedadoras, completándose de esta forma el ciclo biológico del escarabajo.

2. Repercusiones de la enfermedad 
Se desconocen aún las razones del diferente impacto que produce el pequeño escarabajo de las colmenas en colonias de su ámbito nativo originario y en las de los nuevos ámbitos en los que actúa. Entre ellas, cabe mencionar las diferencias cuantitativas entre el comportamiento de las subespecies de la abeja melífera africana y el de las subespecies de la abeja melífera europea, así como las diferencias entre las diferentes técnicas de apicultura utilizadas, las diferencias climáticas y/o la falta de enemigos naturales, entre otras posibles hipótesis.

Mientras que el daño producido a las colonias de abejas por escarabajos adultos es relativamente escaso, estos mismos adultos pueden causar la dispersión de las colonias, es decir, que las abejas adultas abandonen completamente el nido. Si estas no lo impiden, la conducta alimentaria de las larvas, que a menudo va asociada a la fermentación de la miel almacenada, causa un grave daño a los panales y, a menudo, desemboca en el colapso total de la estructura del nido. Las pérdidas económicas también se pueden asociar a la infestación por escarabajos en la sala de extracción de miel. 

Las condiciones ambientales generalmente asociadas a las salas de extracción, como temperaturas y humedades altas, proporcionan unas condiciones óptimas para el desarrollo de los escarabajos. La reproducción oculta y de bajo nivel también puede realizarse en los despojos o debajo de los cuadros de la colmena sin que se observen signos del daño causado a la colonia.

TÉCNICAS DE DIAGNÓSTICO

1. Identificación del agente

a) Escarabajos adultos 
El primer signo de la infestación  es la presencia de escarabajos adultos (Figura 1). Los escarabajos adultos miden unos 5 mm de largo por 3 mm de ancho, y las hembras son ligeramente más largas que los machos. Los adultos son de un color entre marrón oscuro y negro (más claro después de la eclosión).

ADULTO DEL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Fig. 1. Vista dorsal (izquierda) y ventral (derecha)
de un pequeño escarabajo de las colmenas adulto.
Durante las inspecciones, los escarabajos adultos huyen de la luz, se esconden, y se pueden ver corriendo para ponerse a cubierto en las esquinas o de forma similar, sobre los panales. Los adultos pueden confundirse con escarabajos nitidúlidos, que también pueden asociarse a las colonias .


HUEVOS DEL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Fig. 2. Huevos del pequeño escarabajo de las colmenas.
b) Huevos, larvas y pupas del escarabajo 
Los huevos del pequeño escarabajo de las colmenas (Figura 2) son blancos y miden unos 1,4 × 0,26 mm (longitud por anchura), 2/3 del tamaño de un huevo de abeja melífera, y son desovados en grupos en la tabla que sirve de fondo a la colmena, en los panales y debajo de los opérculos de las celdillas de la progenie.

LARVAS DEL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Fig. 3. Vista dorsal (izda.) y ventral (dcha.) de una
 larva de  pequeño escarabajo de las colmenas.
Las larvas (Figura 3) son de color blanquecino, pueden medir hasta 1 cm (fase deambulatoria), y tienen tres pares de patas y espículas dorsales. Las larvas pueden encontrarse minando los panales de cera o en las deyecciones de la colonia. Las infestaciones larvarias se asocian con un olor a podrido debido a la muerte de la progenie de abejas melíferas y/o a la fermentación de la miel almacenada. 


LARVAS DEL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Figura 4
Fig. 4. Daños al panal atribuidos a los hábitos de alimentación/ reptación de las larvas del pequeño escarabajo de las colmenas. Obsérvese el “limo” sobre el marco (es decir, el panal de cera tiene un aspecto “húmedo” y “brillante”). Ello se debe a la fermentación de la miel, que las larvas reptantes distribuyen alrededor del panal. Pueden verse larvas de escarabajo en celdillas en el centro del panal, donde originalmente estaba la progenie. 

LARVAS DEL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Fig. 5. Larva de pequeño escarabajo de las colmenas
que excavado un túnel hacia el interior del suelo y que 
creado una cámara en cuyo interior se convierte en pupa
Una vez en el suelo, las larvas excavan pequeñas cámaras de población (Figura 5) ubicadas a 1–20 cm de profundidad en el suelo, se convierten en pupas (Figura 6, blanquecinas a marrón oscuro en función de la edad, de unos 5 mm de largo y 3 mm de ancho) y después en adultos. La mayoría de larvas excavan túneles hacia el interior del suelo que se encuentran a menos de 180 cm de la colonia.

PUPA DEL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Fig. 6. Pupa escarabajo de las colmenas

Es difícil encontrar huevos de escarabajo en una colonia, sobre todo cuando los niveles de infestación son bajos. No obstante, puede buscarse en las grietas/fisuras de alrededor del nido o en los opérculos de las celdillas de la progenie, lo cual posiblemente indique que el escarabajo hembra ha pinchado el opérculo y ha puesto huevos en el interior de la celdilla. Pueden hallarse pupas del pequeño escarabajo de las colmenas tamizando suelo de alrededor de la colonia y buscando las cámaras de las pupas o las pupas en sí.


c) Examen manual de la colonia 
Al comprobar si las colonias de las abejas melíferas están infestadas por el pequeño escarabajo de las colmenas, la inspección de la colmena puede proporcionar los primeros indicios de infección. Se puede observar a los escarabajos ocultándose dentro de las celdillas de la colmena y en las deyecciones. A continuación, se aportan instrucciones detalladas para examinar la colonia.

DETECTANDO EL PEQUEÑO ESCARABAJO DE LAS COLMENAS (Aethina tumida)
Fig. 7. Inspección de una colonia en busca de 
adultos del pequeño escarabajo de las colmenas.
Este método puede aplicarse para buscar adultos y larvas del escarabajo cuando el nivel de infección larvaria es moderado a alto.

El hombre de la derecha agitó las abejas sobre un trozo de madera contrachapada.

A continuación, golpeó ambas caras del marco del panal sobre la madera (desprendiendo los escarabajos de las celdillas). El hombre de la izquierda está agitando las abejas adultas y empleando un aspirador de boquilla para recoger los escarabajos.

Notas: 
 Es mejor que este procedimiento lo lleven a cabo dos personas, una para trabajar la colonia y la segunda para recoger los escarabajos si se desea una cuantificación. Si únicamente se desea una cualificación de los escarabajos, bastará con una persona. 

 Es inevitable que algunos escarabajos vuelen alejándose o escondiéndose. Se considera que escapan pocos escarabajos (<5%). 

 Es mejor utilizar este procedimiento para la cualificación de escarabajos adultos. No obstante, así también pueden encontrarse larvas de escarabajos.

d) Examen de la colonia mediante el uso de planchas y trampas 
Es factible un diagnóstico menos laborioso utilizando unas planchas en las colmenas. Estas planchas tienen agujeros que permiten a los escarabajos esconderse en los pliegues pero impiden la entrada de las abejas. Puede colocarse en tabla que sirve de fondo a la colmena. Para detectar los escarabajos, se coloca una tira de cartón corrugado o material similar (15 cm × 15 cm), una de cuyas superficies se ha pelado para dejar al descubierto los pliegues, sobre la tabla que sirve de fondo a la colmena con el lado de los pliegues mirando hacia abajo. Se cubre con una madera que se ajusta a la tabla que sirve de fondo a la colmena por debajo de los cuadros de la misma. Se deja la plancha en la colonia durante ≤ 3 días, se retira y se examina para ver si hay adultos y larvas de escarabajo. Se ha observado que con una plancha similar de plástico

De forma similar, puede colocarse cualquier cantidad de trampas comerciales para el pequeño escarabajo de las colmenas en las colonias de acuerdo con las instrucciones de los fabricantes. Aquí no se aporta ninguna recomendación específica en cuanto a las trampas, porque existen muchos diseños y la mayoría son igual de eficaces.

La mayor parte de trampas para el pequeño escarabajo de las colmenas se colocan sobre el fondo de la colonia, dentro de un marco de una colonia, o entre la parte superior (o barra superior) de dos marcos de una colonia.

Es habitual añadir vinagre de sidra de manzana a las trampas, porque atrae los escarabajos adultos. Además, debe añadirse aceite mineral o vegetal a las trampas, como agente para matar los escarabajos. Los escarabajos adultos entrarán en la trampa, lo cual facilitará su cualificación. Las trampas pueden emplearse en las colonias para realizar un seguimiento periódico de la presencia de escarabajos adultos.

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

2 de marzo de 2011

Pequeño escarabajo de las colmenas, Aethina tumida (Murray)

Autor: Malcolm T. Sanford Traducción: Agustín Arias Martínez, Aula Apícola Municipal Azuqueca de Henares, Guadalajara, España
Introducción
El pequeño escarabajo de las colmenas (Aethina tumida) es originario de Sudáfrica. Se diferencia del gran escarabajo de la colmena, también localizado en Sudáfrica, Hypolstoma fuligineus. Ambos habitan la casi totalidad de las colonias de abejas melíferas (Apis sp.) en Sudáfrica, pero en general no son considerados como problemas significativos. En 1998 el pequeño escarabajo de la colmena fue descubierto en Florida e identificado por Dr. Michael Thomas del departamento de Agricultura y servicios al consumidor. Subsecuentemente a esta identificación el departamento publicó, una alarma sanitaria sobre este insecto. Con anterioridad a la identificación de este insecto en Florida, el pequeño escarabajo de las colmenas apenas merecía un párrafo en la mayoría de los libros sobre las enfermedades y depredadores de las abejas melíferas.
Distribución
Aunque no está completamente documentado, se piensa que el escarabajo puede encontrarse en toda la parte tropical y subtropical de África. Anecdóticamente, informes posteriores a su descubrimiento en el nuevo mundo, indican que pudiera habitar también áreas mas templadas.
En junio de 1999, el escarabajo fue localizado en Georgia, Carolina del Norte y del Sur, Florida, Minesota, Ohio Pensilvania y New Jersey en los Estados unidos. Aunque localizado por primera vez en Florida, se cree que el escarabajo fue introducido en zonas costeras de Carolina del sur y Georgia, y transportado en las colonias de abejas a Florida.
La propagación en otros estados se efectuó principalmente por medio de los paquetes de abejas procedentes del Carolina del Sur y Georgia. La forma en la que pueda sobrevivir el escarabajo en las regiones templadas de Estados Unidos, y sus posibilidades de expansión, hasta la fecha son solo conjeturas.
Ciclo biológico
El pequeño escarabajo de la colmena realiza una metamorfosis completa pasando por los estados de huevo, larva, ninfa, y el estado adulto.
Solamente se ha realizado un estudio con profundidad sobre esta criatura, por A.E. Lundie, en 1940. Casi la totalidad de la información del ciclo de vida de Aethina Tumida procede de dicho estudio.
Huevos
Los Huevos de Aethina Tumida son blancos perlados, 1,4 mm de largo por 0,25 mm de ancho, de apariencia similar a los huevos de abeja, pero más pequeños, siendo aproximadamente dos tercios de longitud de los de abeja. Los huevos son depositados en masas irregulares. La hembra parece preferir algunas ranuras y cavidades. Los panales parecen no ser necesarios y a menudo ignorados cuando las hembras realizan la puesta ya que, los huevos, pueden ser encontrados por cualquier parte en el interior de la colmena. El periodo de incubación varia de uno a seis días, con una duración del periodo de incubación más frecuente de dos a cuatro días. El número de huevos que puede poner una sola hembra no ha sido determinado, sin embargo, Lundie ha demostrado que dos o tres escarabajos en una pila de alzas pueden ser causa de una gran infestación. Las hembras son también relativamente longevas (con un rango de unos pocos días a varios meses) lo cual se añade a su capacidad de puesta de huevos.
Larvas
La larva del pequeño escarabajo de la colmena es la fase dañina de la plaga. La larva emerge del huevo a través de una hendidura longitudinal. Las larvas recién nacidas tienen cabezas relativamente grandes y numerosas protuberancias por todo su cuerpo. Estas pueden efectuar la función de evitar que mueran ahogadas en la miel. Las larvas del escarabajo pudieran ser confundidas con las de la polilla mayor de la cera (Galleria melonella) sin embargo, observada con detenimiento, pueden ser fácilmente diferenciadas por la presencia de seis prominentes patas anteriores. La polilla de la cera, tiene un numero mayor de propatas más pequeñas y menos desarrolladas y uniformes.
Ambos organismos pueden encontrarse simultáneamente en la misma colmena.
Hay una gran variabilidad en las ratios de desarrollo de larvas de la misma edad. En general es de 10 a 14 días, pero puede ser de una semana o más largo. Las larvas que maduran más lentamente, son más pequeñas y dan lugar a insectos adultos también más pequeños. Muchas mueren enseguida el estado de ninfa, sin embargo la mortalidad es menor en los individuos con mayor rapidez de maduración. Las larvas crecen de 4,5 mm. a 6,25, en unos cuatro días, alcanzando 10 mm. con 4 mm. de diámetro en su desarrollo completo
Las larvas se entierran en suelo haciendo una especie de celdilla de tierra lisa para realizar la metamorfosis. En suelos húmedos, estas celdillas pueden estar conectadas por un túnel con la superficie, lo que les permitiría regresar a la superficie antes de realizar la metamorfosis. Es durante esta etapa de transición de larva a ninfa cuando el insecto es más vulnerable. Se piensa que la naturaleza del suelo puede ser también una variable que incida en el éxito del desarrollo.
Ninfa
En un principio las ninfas son del color blanco nacarado de las larvas, aumentando la pigmentación según se va realizando su metamorfosis, comenzando por los ojos y extendiéndose por todo el cuerpo. Mientras se desarrolla el proceso se puede observar con frecuencia el movimiento de patas dentro del recubrimiento de la ninfa. El periodo que pasan en el suelo es muy variable, con un rango de 15 a 60 días, sin embargo, la mayor parte de los escarabajos emergen después de tres o cuatro semanas.
Adulto
Los adultos recién nacidos son de color marrón amarillento haciéndose marrón oscuro y finalmente negros cuando alcanzan la madurez (en la foto del costado izquierdo, se observa el escarabajo desde un vista inferior). Estos cambios también se efectúan durante la metamorfosis, y pueden verse emergiendo del suelo adultos marrones o negros. Durante el primer, segundo o tercer día, después de emergidos los jóvenes escarabajos son muy activos, vuelan con facilidad y se orientan hacia la luz. Después se hacen menos activos y permanecen en las partes menos luminosas de las colonias de abejas. Los adultos están recubiertos de unos finos pelos que hacen muy difícil cogerlos con la mano.
Las hembras comienzan a poner huevos aproximadamente una semana después de emerger de la tierra. Los adultos presentan una gran variabilidad de tamaño, pero la mayoría son aproximadamente 3/16 de pulgada de largo y con una anchura de dos tercios de la longitud. Siendo de un tamaño de la mitad del de una abeja obrera. La longevidad parece estar distribuida uniformemente por sus etapas, con un rango de unos pocos días a seis meses. Cuarenta individuos de los sesenta y ocho del estudio del Dr. Lundie vivieron sobre dos meses. La longevidad y el solapamiento de generaciones hacen del escarabajo una fuente constante de preocupación para el apicultor.
Importancia económica
El pequeño escarabajo de la colmena no es considerado como un problema importante en Sudáfrica. Sin embargo, coincidiendo con su aparición en Estados Unidos, se ha denunciado una gran mortalidad de colmenas por parte de los apicultores de los Estados Unidos. Sin duda, el escarabajo aumenta el estrés de la colmena y puede ser un elemento más a tener en cuenta cuando sus efectos se multiplican con los de la varroa y otras enfermedades.
Se ha informado del derrumbamiento de algunas colonias después de que el apicultor les añadiera algunas alzas bastante infectadas tratando de usar la misma estrategia de limpieza que para la polilla de la cera. El daño económico principal, sin embargo, es el producido por las larvas que se encuentran en las alzas de miel desprotegidas, al igual que la polilla de la cera, el escarabajo es un limpiador. Cualquier situación que reduzca la población de abejas puede permitir a estos organismos conseguir un desarrollo significativo en una colonia de abejas. Aunque las larvas de la polilla de la cera se alimentan del panal con restos de las camisas de las larvas de las abejas, las larvas del escarabajo se alimentan de miel y crías vivas (ver foto del costado izquierdo). Pero peor todavía es que defecan en la miel, lo que origina una fermentación. El olor fermentado puede ser la primera muestra de una ingestación por escarabajos. La fermentación se asocia a muchos escarabajos de la familia Nitidulidae. La miel espumosa fermentada producida por las larvas es abandonada por las abejas. La infestación de alzas llenas de miel puede suceder muy rápidamente. Parece ser que los escarabajos pueden poner los huevos cuando se quitan las alzas. Así las larvas pueden desarrollarse en ausencia de abejas adultas. Las infestaciones más grandes se han encontrado en los almacenes de miel. Al contrario que la polilla de la cera, el pequeño escarabajo de la colmena no parece destruir los panales, así, la miel fermentada se puede lavar de los panales infectados, particularmente de los panales más duros reforzados por las camisas de las larvas de abeja y ser reutilizados.
Umbral de acción
Las colonias de abeja melífera parecen soportar poblaciones grandes de adultos sin mayores problemas. Éstos, sin embargo, son capaces de poner gran cantidad de huevos que se convierten rápidamente en larvas, produciendo daños en la colmena y en las alzas llenas de miel desprotegidas por las abejas. Añadir alzas infectadas a colonias sanas contribuye a extender la infección pudiendo ocasionar la perdida de estas. Un manejo escrupuloso, extrayendo la miel inmediatamente y fundiendo los opérculos enseguida nos mantendrá a menudo a salvo de la infección.
Manejo
La primera línea de defensa del pequeño escarabajo de la colmena es la sanidad tanto en el colmenar como en el almacén de miel. El Dr. Lundie dice que el principal problema que encuentran los apicultores en Sudáfrica, sucede cuando los panales de miel permanecen por largo tiempo en los almacenes antes de su extracción, especialmente los que contienen polen. Los opérculos obtenidos durante el proceso de extracción también pueden agusanarse. La miel dejada sobre escapes porter por un largo período también representa un riesgo. Estas prácticas suponen un riesgo porque las abejas no están presentes para eliminar ya sean las larvas o los adultos de la colmena. De esta forma el Dr. Lundie concluye “ cualquier factor que reduce la razón de población de la colmena con respecto a la superficie de panal que las abejas son capaces de proteger adecuadamente, es un precursor de los ataques, tanto de la polilla de la cera como del escarabajo de la colmena "Aethina Tumida”. Éste es buen consejo; es ya práctica común de la apicultura en África y la Florida. Las abejas en África, sin embargo, son diferentes que las de Norteamérica. La Apis mellifera scutellata, la abeja africana de la miel, tiene un comportamiento radicalmente diferente de la abeja europea Apis mellifera, manejada por los apicultores de Norteamérica. Se sabe que las abejas africanas frente a la depredación o a cualquier ligera perturbación abandonan la colmena con facilidad. Haciendo esto, dejan atrás un nido fuertemente infestado con toda clase de organismos posibles. El Dr. Lundie sugiere que este comportamiento pueda ser una razón por la que la loque americana nunca ha sido detectada en Sudáfrica. Los limpiadores como polillas de la cera y el Aethina tumida, eliminan los nidos abandonados tan rápidamente que el depósito de la enfermedad deja de existir. Las abejas europeas de la miel no son tan propensas a abandonar la colmena como las abejas africanas; también pueden no tener un comportamiento higiénico tan desarrollado. Ambas razones hacen que la abeja africana sea más tolerante frente a la varroosis.
Otra abeja africana de la miel, la Apis mellifera capensis, también es afectada por el escarabajo, pero aparece también soportar sus efectos. ¿El comportamiento higiénico inferior y la carencia de una tendencia a abandonar la colmena por parte de las colonias norteamericanas suponen un mal presagio para las colmenas de la abeja invadidas por Aethina tumida? El Dr. Lundie nos hace una sugerencia a este respecto en su publicación, diciendo que cuando las abejas de la miel no pueden expulsar el escarabajo fácilmente, tanto las colmenas fuertes como las débiles pueden ser afectadas por igual. Por otra parte, en Sudáfrica, raras veces el escarabajo puede afectar pesadamente a colonias.
El Aethina tumida tiene su fase más vulnerable cuando las larvas abandonan la colmena para efectuar la metamorfosis en el suelo, y ésta representa probablemente un buen punto de partida para que los apicultores experimenten como controlar este insecto mediante prácticas de manejo. Quizás las larvas puedan ser atrapadas de alguna manera antes de que alcancen el suelo. Las condiciones del suelo también llegan a ser importantes; las larvas no pueden efectuar adecuadamente la metamorfosis en suelos demasiado secos, arenosos o mojados. El Dr. Lundie también informa que algunas larvas infectadas con algún hongo del suelo murieron. Cierta clase de hormigas u otros insectos pueden cazar las larvas. La hormiga del fuego, (Solenopsis invicta) importada a los Estados Unidos meridionales, se presenta como posibilidad de control en algunas áreas.
La llegada del escarabajo podía señalar un cambio del paradigma en el manejo de la abeja de la miel. Las prácticas habituales de apilar material vacío o reunir colmenas débiles a las más fuertes, y el libre intercambio de panales no son buenas opciones en el control del escarabajo.
Los apicultores deben supervisar constantemente sus operaciones para detectar la presencia del escarabajo. La detección es relativamente fácil. Las larvas pueden ser identificadas por las seis patas algo grandes en su extremo delantero; las larvas de la polilla de la cera tienen patas uniformes a lo largo del cuerpo como la mayoría de las larvas de lepidópteros. En contraste con los del escarabajo, las larvas de polilla de la cera no se mueven hacia luz, ni salen de la colmena para anidar en el suelo. Los escarabajos adultos son fáciles de identificar, color uniforme y aproximadamente un tercio del tamaño de una abeja obrera adulta. Se mueven con rapidez sobre los panales y pueden ser encontrados a menudo ocultos en lugares que no son accesibles a las abejas al ser de mayor tamaño. Cuanto más se sabe del escarabajo, en un área en particular, más se debe asumir que puede ser un limpiador mas agresivo que la polilla de la cera, y puede dañar a colmenas sanas fuertes y uniformes.
Si se sospecha o se detecta el Aethina tumida se recomiendan las siguientes precauciones:
1. Mantener escrupulosamente limpios los almacenes de miel y sus alrededores. Almacene las alzas llenas de miel el menor tiempo posible antes de la extracción. Los escarabajos pueden desarrollarse con rapidez en miel almacenada, especialmente si los panales contienen polen.
2. Tener cuidado al añadir el equipo infestado o alzas extraídas sobre colonias fuertes. Los apicultores que realizan esta práctica, pudieran contribuir de forma inconsciente a la propagación del escarabajo a las colonias sanas, al proporcionar un espacio para los escarabajos que las abejas no podrían proteger.
3. Poner mucha atención al añadir alzas, realizar divisiones o intercambiar panales, todas estas actividades podían proporcionar el sitio para que el escarabajo pudiera establecerse lejos del racimo de abejas protectoras.
4. Supervise el comportamiento higiénico de las abejas, si tratan activamente de librarse del escarabajo tanto en su fase larval como adulta, en caso contrario, substitúyalas.
5. Experimente con las trampas en una tentativa de impedir a las larvas alcanzar el suelo donde terminan su desarrollo. Cambie de sitio los colmenares. Los escarabajos adultos pueden volar, pero su radio de acción no se conoce con certeza. Algunas áreas pueden ser mucho más propicias a los escarabajos debido a las condiciones locales del suelo que otras.
Otros pequeñas detalles de información se han obtenido con la observación del comportamiento del escarabajo:
- Cuando el número de las larvas del escarabajo de la colmena alcanza cierto nivel en una colonia, cesa la cría de la abeja.
- Los escarabajos adultos parece que comen los huevos de la abeja, y pueden incluso consumir sus propios huevos. El canibalismo larval también se ha comprobado.
- El brillo ambarino en los cuadros al anochecer hace que los escarabajos se muevan y puedan ser detectados.
- Los escarabajos adultos no se quedan pegados en tableros pegajosos y se mueven rápidamente sobre ellos.
- Los escarabajos adultos pudieran poner huevos sobre la fruta, pero ésta no aparece ser su dieta preferida.
- El mejor método para detectar la presencia del escarabajo es la de examinar cuidadosamente los tableros y los rellenos inferiores de cartón corrugado con un lado quitado y la porción acanalada expuesta en contacto con el tablero inferior. Los escarabajos resaltan sobre este material y se ocultan fácilmente en las corrugaciones.
- No hay necesidad de aplicar tratamiento a esta plaga hasta que no sea detectada en el colmenar. Algunos apicultores parecen inclinarse por los tratamientos preventivos. Esto no garantiza nada.
- La localización de las mayores infestaciones, parece ser confirmada en las llanuras costeras del sudeste de Estados Unidos. Podría deberse a la humedad o a que la textura del suelo sea óptima en estas áreas.
- El escarabajo no puede reproducirse con eficacia en otros ecosistemas, que son absolutamente diferentes en clima y tipo del suelo. El Aethina tumida se ha descrito como un organismo tropical y subtropical en la mayor parte de África, pero se esta comprobando que pudiera soportar condiciones climáticas templadas en su lugar de origen.
- La congelación de la miel parece matar tanto a los huevos como a las larvas tanto de la polilla de la cera como del pequeño escarabajo de la colmena.
- Las condiciones del suelo y sus componentes, pudieran también afectar al desarrollo de la metamorfosis del escarabajo. El muriato de potasa, conocido también como fertilizante 0600, pudiera actuar como deshidratante, de forma similar a los cristales del ácido bórico para el control de la cucaracha en el medio urbano.